martes, 2 de enero de 2018

Y un año más, una nochevieja machista


En primer lugar, ¡Feliz año nuevo a todas y a todos! Un año más el tema más comentado en estos días es el de un vestido (o más bien un mono) de transparencias que llevaba una famosa presentadora en las campanadas para despedir el año 2017.

Lo de siempre, ellas pasando frío en la Puerta del Sol con vestidos y sin ningún tipo de abrigo (menos en la Sexta que la presentadora llevaba una chaqueta, pero que para mí no es suficiente)  y ellos bien tapados con un esmoquin e incluso con una capa. Y yo me pregunto ¿Qué tipo de libertad permite a las mujeres que pasen un frío tremendo en un 31 de diciembre en Madrid? pues la respuesta es ninguna. Si se le diese la libertad absoluta a las presentadoras de vestirse como ellas quieran en las campanadas, apostaría a que todas preferirían llevar ropa cómoda y que abrigue lo suficiente como para no tener que pasar frío (e incluso alguna daría las campanadas en vaqueros, jersey y chaquetón). 

Pero una vez más, los vestidos de las presentadoras son una coartada más para atraer la audiencia (sobre todo la masculina). Es cierto que cada persona puede vestir como ella quiera, pero veo incoherente decir que es libertad personal el hecho de que todas vayan con vestido pasando frío, porque vamos, eso me demuestra a mí que no hay libertad, sino intereses en convertir a las presentadoras en mero objeto sexual como reclamo para atraer la audiencia masculina principalmente. El sexismo está muy presente en los medios de comunicación (más de lo que pensamos) y yo quiero preguntarme: ¿Por qué no hay ningún presentador que se ponga un vestido o transparencias y una mujer que se ponga un esmoquin? Si ocurriese eso entonces sí pensaría que empezaría haber una cierta libertad para que los presentadores puedan vestirse como quieran. 

Y no, no me valen excusas baratas como que es un protocolo que las presentadoras lleven vestidos que les hagan pasar un frío tremendo y que los presentadores no pasen nada de frío ¿Alguien me podría explicar el por qué ellas tienen que pasar frío innecesariamente? Se trata de un programa de nochevieja en la Puerta del Sol, no de una boda, por lo que la vestimenta debería ser cómoda y que abrigue tanto a presentadoras como a presentadores. 

Veo también incoherente hacer un discurso feminista mientras que te están usando como un objeto sexual para el reclamo masculino y no, no tengo ninguna envidia, al contrario tengo suerte de no ser presentadora de unas campanadas tiritando por un vestido y en el que no me dejarían tener ningún tipo de libertad. Muchos diréis, Mirella qué exagerada eres si hay libertad para que las presentadoras se vistan como quieran, yo digo, pues para vestirse como ellas quieran bien que pasan frío y los presentadores van bien abrigados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario