martes, 6 de febrero de 2018

Educación Social y cine


El pasado sábado me disponía a ver la gala de los Premios Goya, que supuestamente decían que era feminista... y resultó que era una gala muy lenta, aburrida y sobre todo, no era muy feminista precisamente, aunque sí hubo momentos en los que se reivindicó la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito de la producción cinematográfica. En una gala donde se denuncia el techo de cristal y en el que recordemos, en las nominaciones a los Goya sólo el 27% son mujeres, a pesar de que recogieron 10 de los 28 premios (36% de los premios fueron para mujeres), de las 13 categorías en las que había mujeres nominadas (excluyendo las de interpretación) 7 premios fueron a parar a manos de mujeres (54% ). Dentro de estas categorías, la probabilidad de que un premio fuera a parar a una mujer es de 1/3 frente a casi  2/3 que tiene un hombre . A lo largo de la historia de estos premios, a mejor dirección sólo lo han conseguido cuatro mujeres y en conjunto de las cuatro grandes categorías (mejor película, mejor dirección, guión original y guión adaptado) sólo 8 mujeres han conseguido alguno de estos galardones en solitario, hay 8 mujeres más que han conseguido alguno de estos galardones pero de forma mixta. Si nos remitimos a datos en lo referente a producción cinematográfica, desde el año 2000 al 2015 sólo un 27% de las directoras han realizado una segunda película, pero ya no es sólo eso, en cuanto a la financiación de las películas, 6'5 euros de dinero público ha ido a parar a una película dirigida a una mujer frente a los 10 dirigida por un hombre. 

Pero nos dicen que la Gala de los Premios Goya no es momento de reivindicar nada... ¿perdona? y luego nos traen la típica falacia machista "¿Acaso sería justo que se premiase a una película por el mero hecho de que la ha dirigido una mujer?" Pues precisamente por estas falacias machistas hay que reivindicar la lucha feminista en el cine. 

El cine es un gran transmisor de mensajes, porque detrás de una historia o de un argumento se esconde un mensaje o moraleja que puede influir en nuestras ideas y pensamientos. Hablar de reivindicaciones sociales en el cine no es nada nuevo, recordemos el "no a la guerra" con motivo de la participación de España en la Guerra de Irak o el movimiento Times'up EEUU para denunciar los abusos sexuales en el mundo del cine (de hecho y por desgracia la industria cinematográfica española tampoco está exenta de estos abusos). 

De hecho, el cine es una gran plataforma que sirve también para reivindicar la visibilidad de la diversidad, para reivindicar derechos de aquellos colectivos que están oprimidos, para denunciar injusticias sociales y mostrar realidades que otros medios de comunicación nos tratan de ocultar. Es un medio también para la educación social en cuanto a la difusión de valores democráticos que favorezcan la convivencia y el reconocimiento y visibilidad de la diversidad en la sociedad. Además es una herramienta muy útil puesto que llega a una gran cantidad de personas. 

Así que en el cine, o en cualquier festival cinematográfico SÍ es un momento adecuado para reivindicaciones sociales y denuncias contra la injusticia. 



Fuentes: 




No hay comentarios:

Publicar un comentario